Cómo motivarse a correr todos los días

Correr le ayuda a cumplir con sus metas de aptitud física y aliviar el estrés, pero independientemente de sus razones para hacerlo, puede experimentar disminuciones ocasionales en la motivación. Las causas potenciales de esto incluyen fatiga, nutrición inadecuada, problemas de confianza y un horario demasiado lleno. Mediante la evaluación de sus necesidades y la aplicación de estrategias de refuerzo positivo, puede volver a la pista para experimentar sus beneficios.

Identificar y abordar cualquier razón por la cual falta su motivación. Por ejemplo, si se siente desanimado por los sentimientos de autoestima al hacer ejercicio, pruebe un ambiente en el que más o menos personas hacen ejercicio.

Identifique su propósito principal para correr y cree recordatorios visuales de ello. Por ejemplo, si quieres completar un maratón, cuelga una foto de la medalla en las zonas que frecuentes.

Establezca una rutina. Anote un tiempo específico para ejecutar en su calendario diario. Es posible que tenga problemas para seguirlo al principio, pero cuanto más se esfuerce para seguir adelante, más arraigado se vuelve el hábito.

Establecer metas de distancia en lugar de tiempo. Si te enfocas en el tiempo, finalmente llegarás a la cima de tu velocidad de carrera, lo que elimina la diversión y el estímulo de un desafío.

Corre con un amigo muy motivado. La interacción social proporciona motivación, y la energía y la positividad de la persona proveen un estímulo adicional.

Añade variedad a tu rutina. Funcione en diversas áreas para gozar del paisaje y para proveerse de nuevos desafíos.

Recompénsese por completar una carrera. Comprar nuevos equipos de funcionamiento, como zapatos o un temporizador como la recompensa para impulsar aún más su motivación.