Cómo comer alimentos sin conservantes

Los alimentos procesados ​​generalmente contienen conservantes para estabilizar sus sabores y texturas y prolongar su vida útil. Alimentos para bocadillos como galletas y pasteles, comidas ya hechas y otros productos de conveniencia pueden incluir conservantes, así como grasas añadidas de sal, azúcar y trans para aumentar los sabores de los alimentos. Los alimentos enteros, no procesados, por otra parte, rara vez contienen conservantes pero se estropean más rápidamente como resultado. Evite los aditivos alimentarios y el azúcar extra o sodio por el consumo de productos frescos, carne, productos lácteos y otros productos perecederos.

Lea cuidadosamente las etiquetas del producto. Tenga cuidado con los ingredientes extraños. Como regla general, si usted no sabe lo que la mayoría de los ingredientes en un producto son, no lo compre.

Cambie los menús semanales de su familia para enfocarse en comidas recién preparadas hechas con ingredientes sencillos y saludables. En lugar de tacos utilizando mezclas de salsa pre-envasadas y queso americano procesado, pruebe tacos saludables con tortillas de maíz frescas, salsa casera y queso cheddar rallado.

Peruse los libros de cocina pasados ​​de moda para las recetas interesantes. Si sus recetas favoritas requieren sopas enlatadas, galletas saladas u otros ingredientes procesados, modifique las recetas para incluir ingredientes más saludables. Por ejemplo, reemplazar el recubrimiento de galleta en pollo al horno con pan rallado casera.

Tienda de alimentos frescos y enteros en los mercados de los agricultores o tiendas de comestibles orgánicos. Los alimentos orgánicos rara vez tienen conservantes. Los productos cultivados localmente deben ser enviados sólo a distancias cortas para llegar a los consumidores, lo que hace que los conservantes sean innecesarios.

Comprar cortes de carne fresca en lugar de carnes curadas o carne de almuerzo, que contiene una gran cantidad de sal como conservante. Asegúrese de que los cortes son bajos para reducir la cantidad de grasa saturada en su dieta. Las sobras hacen sándwiches sabrosos.

Introduzca más granos enteros como trigo bulghur, cebada y arroz integral a la dieta de su familia. Agregue legumbres recién cocinadas como garbanzos, frijoles y frijoles pintos. Estos alimentos integrales ofrecen proteínas, fibra, hierro y otros nutrientes cruciales sin conservantes.

Sazone los alimentos con hierbas secas y especias sabrosas en lugar de mezclas envasadas, que normalmente contienen sal, aromas artificiales y conservantes añadidos.